martes, 10 de abril de 2007

Biocaricatura: Marilyn Monroe



Marilyn Monroe: Rutilante estrella de cine y sex-symbol total de los años 50. Con su llegada, cualquier grupete de cinco, se convertía en un sex-teto.

Debutó en 1946 tras una prueba para la FOX. Darryl Zanuck, el magnate de la productora, se interesó por ella: "No sabe recitar a Molière" contestó Lang, el director de casting. "Molière... Molière... ¡Con lo buena que está!" dijo Zanuck, en tono despectivo: "¡¡¡Contrátala!!! ¡Y al francés ese también!" ordenó: "¡Que mande un guión!".

Y luego lo del Playboy: una pequeñez. Apareció desnuda en la portada del número uno. Pillaje en los kioscos; saqueos; la chusma buscando un ejemplar... Al final, los Marines sofocaron la revuelta 'repartiendo' pelotas de goma y pósters de Charlton Heston como desagravio. Pero no era lo mismo… ¡O sí!

Marilyn creó para el cine el personaje de 'rubia simplina', voluptuosa y provocativa, que le hizo triunfar. Ella misma le dio forma, estirándose las pestañas con un 'güinchi' y bajándose el escote con una trócola. Vestía trajes de satén y lentejuelas que encogía en agua hirviendo, y almidonaba con Supergen. Se los ceñía hasta la asfixia. En cierta ocasión, ella misma se introdujo en la lavadora luciendo un vestido de lamé dorado. El mareo le duró 6 semanas; y entonces Movie Magazine publicó que se drogaba con pastillas de colorines. Burda mentira. Marilyn no pasó jamás del 'praliné' y los caramelos Pez.

Su vida personal fue un cataclismo de proporciones bíblicas: algunos pasajes del Antiguo Testamento llevan su firma. Sufrió mucho y nunca le dieron pastel de manzana. Se casó a los 16, cuando reforzaba costuras en una fábrica de paracaídas. Su marido falleció practicando parapente con uno de los que ella supervisó. A mil pies de altura se deshizo en jirones y el hombre atravesó la barrera del sonido, dejándola muy atrás.

La actriz se volvería a casar en 1954, con Joe di Maggio, un crack del béisbol. El héroe de los Yankees era celoso, mal encarado, y los domingos la dejaba en casa para ir a jugar con los amigotes. Patético. En la penúltima jornada de liga perdió el liderato. Y ella le abandonó. Fracasado, hundido, Joe masticaba su bate en primera base.

Con Arthur Miller emparentó en el 56. Arturo era un tostón, todo el día con sus novelitas y sus chorradas. Más celoso aún que Joe, degolló al vecino de abajo cuando le oyó comentar que "la tentación vive arriba". Aquello acabó con ambos matrimonios.

El 5 de agosto de 1962, Marilyn apareció muerta en su residencia de Brentwood. El forense dijo que había ingerido una dosis de barbitúricos capaz de inmovilizar a King-Kong. También alcohol suficiente para adormecer al mismísimo Yeltsin. Pero todo fue confuso, una farsa: desde hacía tiempo, M. M. mantenía estrechas relaciones con la Casa Blanca, tan estrechas que no corría el aire. Y por eso las sospechas: ¿Se suicidó realmente? ¿O bien hubo un complot 'porque sabía demasiado'? ¿Dónde estaba Robert Kennedy, aquella noche? Y ya puestos: ¿Dónde está Bin Laden ahora?

No hay comentarios: